Carlos Converso presenta espectáculo unipersonal.

carteloso3bueno.jpg

 

Cuando el oso despertó de un largo sueño todo a su alrededor
había cambiado, el bosque, la hierbas, los árboles y las flores, todo había desaparecido.


Mientras dormía, unos hombres construyeron una gran fábrica en el lugar donde estaba el bosque.

 

                              

                                             Los directivos de esa empresa aseguran que el oso es un hombre e insisten en ponerlo a trabajar”.

 

 

Así comienzan las aventuras de “El oso que no lo era”.

 

Un hermoso cuento que nos habla de la incapacidad de reconocer al otro en su diferencia, pero también del enfrentamiento entre el llamado progreso y la conservacón del entorno ecologico.